/ tutoriales

ÚLTIMA HORA Así suenan las versiones finales de las canciones de la preselección española para Eurovisión 2019
UN LUGAR DISTINTO A LOS DEMAS

Consejos para cuidar tu reputación en LinkedIn

LinkedIn no es una red social cualquiera ya que define mucho el comportamiento de los usuarios y además, es muy fácil que los contactos profesionales de un usuario se formen una mala idea de él.

Sarah Angelica Santiago

26 de Abril de 2013

Todos sabemos que hay que guardar ciertas formas a la hora de demostrar que se es un profesional. Algo que no debes hacer en otras redes sociales como Facebook, por no hablar de Tuenti y un poco menos Twitter, que aquí todo es más laxo. Pero en LinkedIn seguramente tengas contactos que verdaderamente no quisieras tener en Facebook por ser más personal o habrás comprobado que tus propios contactos publican otro tipo de contenidos que no tiene que ver con lo que hacen en el resto de sus cuentas.

Por ello, aquí te traemos los 10 mandamientos para cuidar tu reputación en LinkedIn, o más correctamente 'Todo lo que no debes hacer en LinkedIn'.

Consejos para cuidar tu reputación en LinkedIn

- No intentes conectarte con personas a las que no conoces de nada ni tienes nada en común. Esto es un requerimiento de LinkedIn nada más empieces a interactuar con personas, ya que siempre deberás especificar de qué conoces a un contacto y aunque a la otra persona lo que hayas puesto nunca le va a salir, si eres rechazado muchas veces, LinkedIn bloqueará tus peticiones de conexión.

- Enviar pedidos de conexión con un mensaje personalizado. Primero porque quedas muy bien, segundo porque si esa persona sólo la conoces por motivos profesionales y laborales, es un motivo de peso ya que no te conoce bien y no tiene por qué aceptarte si no quiere, y luego sirve para establecer un contacto más directo de cara al futuro.

- Actualizar tu estado cada poco o estar fijo publicando noticias. Para esto ya tienes otras redes sociales que son geniales para mantener al día a tus seguidores así como Twitter y Facebook. En LinkedIn las cosas son mucho más informales.

- Te interesa una oferta de empleo y pretendes contactar con los empleados de la empresa para que pasen tu CV. Mal, para eso ya existen procesos y aunque es verdad que al más avispado le va siempre mejor, en este caso no suele gustar nada de nada y posiblemente ni siquiera tengas éxito. Recuerda que todo lo que hagas en Internet, se queda allí y se sabe.

- Mentir sobre la información de tu perfil. Esto como en el propio curriculum vitae es una soberana estupidez. Se pilla antes a un cojo que a un mentiroso y al final.

- Recomendar o ser recomendado por todo el mundo. Es posible que seas una persona muy generosa pero así no te van a tomar en serio. Desde que se puso de manifiesto las recomendaciones de habilidades, los usuarios y los recursos humanos cogen esta funcionalidad con pinzas ya que no asegura que el usuario las tenga.

- No tener el perfil completo. Las cosas mal hechas o incompletas dicen mucho de uno como profesional. Por lo que siempre es recomendable que tengas toda la información al día y que luego comiences a tejer tu red de contactos.

- La curiosidad mató a un usuario de LinkedIn. Mejor dicho, estar mirando continuamente el perfil de alguien no tiene que sentar nada bien a la otra persona. El tema es que lo sabe ya que LinkedIn alerta si un perfil ha sido visualizado por alguien y a veces da nombre y apellidos (depende de si lo tienes agregado o no). Y esto puede llevar a que piense que lo estás acosando.

- Utilizar los grupos para promocionar o vender algo. A no ser que esté creado especialmente para esto, los grupos de LinkedIn están para intercambiar información entre personas de un mismo sector o con los mismos intereses, así que vas a quedar muy mal si lo intentas.

- Revisa de vez en cuando tus mensajes y si alguien te ha menciona en algún momento. Recuerda es una red social y hay que estar al día y cuidar a tus contactos desde aquí. Esto es muy sencillo si tienes la aplicación móvil en algún dispositivo.

Comentarios

Sin comentarios